Es una difícil tarea saber si algo esta bueno sin llegar a probarlo. En el mundo del jamón ibérico esa tarea es aún más complicada. Si te interesa como poder identificar un jamón ibérico de calidad, continúa leyendo, que nosotros te lo contamos. La denominación de origen es un buen punto de partida para la identificación; en nuestro caso, el jamón extremeño procede de la D.O. Dehesa de Extremadura. Este distintivo nos indicará el origen del jamón, sin embargo, falta matizar varias cosas sobre su calidad.

Tipos de Jamón

Lo siguiente que observaremos es la distinción que tiene el cerdo, nos encontramos con 3 categorías principales. Podremos distinguirlas según la etiqueta o la brida que lleven; la cual será indicativa de la raza del cerdo y de su alimentación. Según su alimentación los cerdos se clasifican; de menor a mayor calidad:


Cebo Intensivo: El cerdo ha sido alimentado con pienso dentro de un recinto ganadero cerrado. La etiqueta en estos casos es de color blanco.

Cebo Extensivo: El cerdo ha estado al aire libre, pero ha sido alimentado con pienso. En estos casos la etiqueta es de color verde.

Bellota: El cerdo ha estado en la dehesa comiendo bellotas. Aquí nos encontramos con una disyunción en cuanto a la raza; pues hay dos tipos de etiqueta para los cerdos de bellota.

Etiqueta negra: el cerdo es 100% raza ibérica

Etiqueta roja: el cerdo no es 100% raza ibérica, pero al menos es un 50% ibérico.

La diferencia está en la Grasa:

Observando dos tipos de jamones, uno de bellota y otro no; observaremos una diferencia tanto en la distribución como en la textura de la grasa. La grasa es lo que le va a dar sabor a nuestro jamón. Se ve en la grasa del cerdo de bellota una grasa
intermuscular de color más vivo que se deshace al tacto. La grasa de Cebo, sin embargo, se trata de una grasa blanca neutra, sin ningún tipo de matiz que no se deshace y se encuentra dentro de los músculos.


Otro truco, a la hora de elegir entre jamones es mirar siempre la pezuña (que será de color negro) e intentar que la pata en su base sea lo más fina posible. No obstante, no se trata de menospreciar el jamón de cebo, si no de diferenciar, para
que vayamos a cualquier sitio y no nos den gato por liebre. El jamón de cebo constituye una opción nutricional muy buena, por un precio más económico y un sabor exquisito.

En todos los casos, se recomienda consumir a temperatura ambiente, acompañado por un pedazo de pan de la tierra y un vino tinto (si tienes más de 18 años) Se trata de un bocado que forma parte de la historia gastronómica de nuestro país; y que no deja indiferente a ninguno, por muchas veces que lo pruebes. Por último, si tienes alguna duda, siempre puedes consultárnosla en nuestro contacto.

¡Anímate, ven a visitar Extremadura!

SpanishPortugueseEnglishFrenchGermanItalianDutch